Ocio

Traté de parecer ociosa pero no lo logré
Me gustan estos días
lejanos y roñosos
que circundan vacíos
alejados del tiempo
suspenden en el aire
todo pasado incierto
quitan de nuestra sien
del futuro, la angustia
entrando por los poros
nos llenan de quietud
y de sosiego, e hipnotizan
con sus mañanas de lento desayuno
y fresa fresca. Árbol que ante mis ojos
se estremece. Ocio dulce de sol suave,
sibarita…De abeja y mariposa entretejido
canto de pájaro en rama buscando su nido
de rojo cardenal estremecido
de melodía que no suscita
ningún recuerdo, porque quiere aliviar.
Adormilate! La mañana se viste de nodriza
vaivenes de hamaca cancaneante
en ecos cóncavos como cascada cautivante
de la leche primera, que nos eleva
deslizándonos luego por ondeante rayo
hasta dormirnos y en los sueños volar
sin que nada nos frustre , disfrutar del ahora
dejando que esta dicha nos quite
de pensar en la muerte,
siendo así, estando ahí
gozando qué se siente!

Cada mañana la mariposa saluda a la rosa. Hoy parece que se quedó dormida

En mi jardín

Acerca de Clara Sotelo

Born in Bogotá, Colombia. Studied and specialized in languages--maternal and foreig, anthropology, feminism, literature, social change and justice, environmental issues, and more.
Esta entrada ha sido publicada en Poemas. Agregue este enlace permanente a sus marcadores.

Los comentarios están cerrados.